Como cambiar una rueda pinchada

En tu coche puede haber muchas reparaciones que debes hacer para mantenerlo en buen estado de funcionamiento. Para ello necesitarás de unos buenos repuestos, con una buena calidad, como los que encuentras en: https://www.piezasdesegundamano.es/, los cuales también te darán el mejor precio del mercado, para garantizar que no tendrás que gastar más de lo necesario.

Sin embargo, en cualquier momento cuando vas en la vía, puede surgir cualquier tipo de imprevisto y se te puede pinchar una rueda del coche. En estos casos, es vital que conozcas el procedimiento para cambiarla rápidamente, por lo cual te invito a seguir leyendo este post, para conocer todo el procedimiento al detalle.

Pasos para cambiar una rueda

En cualquier ocasión, será indispensable seguir los pasos que te traigo en este post, para asegurarte de evitar accidentes, estos son:

Asegura tu coche

Es de vital importancia estacionar el coche en un lugar seguro, con el freno de mano colocado, y en un lugar plano. Debes colocar elementos de seguridad básicos como el triángulo en la vía, las luces de emergencia, y siempre es recomendable utilizar un chaleco reflectivo para que los otros conductores puedan verte.

Cuando ya tienes tu coche asegurado, entonces es momento de proceder con el cambio del neumático.

Baja la rueda pinchada

Antes de elevar tu coche, debes aflojar levemente las tuercas, y así el proceso se facilitará enormemente. Después debes subir el coche con el gato, y retirar las tuercas de la rueda para que puedas quitarla de su posición.

El siguiente paso es muy importante, porque colocarás la rueda que bajaste debajo del coche junto al gato. Así, en caso de que este último falle, evitarás un accidente que puede incluso averiar mucho más tu coche, cuando tu coche esté seguro ve por la rueda de repuesto.

Coloca el nuevo neumático

Ahora será el momento de colocar la rueda de repuesto en su lugar, y debes asegurarla con las tuercas que quitaste previamente. Una vez que las tuercas están apretadas, debes retirar el neumático que estaba debajo de tu coche y bajar el coche del gato.

Es muy importante que en este momento, vuelvas a apretar con toda tu fuerza las tuercas, para asegurarte de que han quedado perfectamente colocadas. Cuando haces todo esto, simplemente debes recoger las herramientas que utilizaste en el cambio de tu neumático, y ya podrás continuar con tu camino con el neumático de repuesto perfectamente instalado.